La Academia Militar de Nicaragua

Logo de Academia Militar de Nicaragua

La ultima Academia Militar de Nicaragua (AMN) fue creada en Noviembre 9, 1939. Su mision era la de proveer oficiales comisionados y no comisionados, como también candidatos para oficiales a la Guardia Nacional de Nicaragua. La escuela fue modelada como la Academia Militar Norteamericana (West Point Academy), la AMN fue inicialmente soportada por un grupo de instructores Norteamericanos (US Army) encabezados por el General de Brigada Charles L. Mullins (1939-1942), un graduado de West Point. El fue remplazado por otros tres oficiales de alto rango Norteamericano, General de Brigada Fred T. Cruse (1942-1943), General de Brigada Lee Roy Bartlet (1943-1946) and General de Brigada John F. Greco (1947) hasta que el Coronel de Infanteria de la GN Anastasio Somoza Debayle fuera nombrado el primer director Nicaragüense en 1948.
Para ver descripcion en datalles, haga un click en este texto


EL GOBIERNO NORTEAMERICANO Y EL DE NICARAGUA jugaron un papel muy importante en el proceso de fundación de la Academia Militar en 1937; había recién ascendido al poder en Nicaragua el General Anastasio Somoza García quien era un hombre campechano y poseedor de un  carisma natural como para confirmarlo como Jefe Director de la recién fundada Guardia Nacional. Los candidatos para ese importante cargo (Jefe Director) fueron tres destacados personajes nicaragüenses: el General Carlos Castro Wasmer, con una trayectoria brillante en el campo de las acciones (liberal,) el General Carlos Pasos (conservador) más político que militar y Anastasio Somoza que no estaba muy bien identificado como militar de carrera pero si como político.
Era Anastasio Somoza García un hombre bien distinguido y estaba socialmente bien relacionado, hablaba muy bien el ingles, por lo cual al tener la necesidad imperante de poder profesionalizar un buen Ejército en Nicaragua, seria el mas indicado para abogar y para tratar de fundar una "Escuela Militar Competente” como se requería en Nicaragua, sin quitarle desde luego los meritos a los otros dos anteriores personajes aspirantes. El poder comunicarse bien con el gobernante de los Estados Unidos de América,  podría facilitar el interés del gobierno de hacerlo, siguiendo el modelo y el plan de estudios de la Academia Militar de los Estados Unidos de América, la famosa y muy prestigiada escuela militar “West Point”.
El General  Somoza García al llegar a Washington y después de ser escuchado, se avoco inmediatamente con la Legación Norteamericana en Managua para proceder a dar los pasos necesarios para el éxito de su propósito y de lograrlo, facilitaría la llegada a Nicaragua de los Instructores profesionales westponianos necesarios que ayudaran a encaminar el proyecto y hacer una realidad la posible tecnificación de los futuros oficiales del nuevo ejercito de Nicaragua, con el primordial objeto de modernizar a la  Guardia Nacional de Nicaragua que ya estaba empezando a funcionar muy lentamente pero con pasos firmes. El Departamento de Estado accedió al pedimento del joven gobernante ya que comprendía que Nicaragua además de estar  situada en un lugar estratégico del mapa geopolítico de la región Centroamericana, se podría terminar con ello las pequeñas diferencias territoriales entre los hermanos países del istmo y sobre todo con las guerras intestinas que se daban entre los tradicionales partidos políticos,  liberales y conservadores.
El Gobernante norteamericano Franklin D. Roosevelt valoró la situación, y por esa y otras razones de peso, decidió ayudar a fundar lo solicitado por Somoza, la ansiada Academia Militar de Nicaragua tomando también en consideración la estratégica posición que ocupaba el Canal de Panamá cercano a Nicaragua para una futura eventualidad estratégica.
Somoza García como sabemos acababa de visitar al Presidente Roosevelt en Washington el día 21 de Marzo de 1937, y después de escucharlo detenidamente y viéndole condiciones de líder  con la suficiente capacidad de poder garantizar la paz y el progreso en la inestable Nicaragua, accedió a brindarle la cooperación necesaria para llevar a cabo la fundación de la nueva Academia Militar; facilitándole los recursos necesarios, así como también los instructores norteamericanos que serian escogidos entre los mejores Oficiales que poseyera en ese momento el ejercito de los Estados Unidos, con la suficiente experiencia en el ramo educativo militar; y fue precisamente que por ello el Departamento de Defensa recomendó con especialidad al  Coronel Charles L. Mullins, quien había egresado con honores de "West Point" y posteriormente excelente instructor de la misma para desempeñar el cargo como Director de ese nuevo Centro Castrense en Nicaragua, asistido desde luego por los oficiales nicaragüenses graduados en la anterior escuela militar de Nicaragua, la llamada “Momotombo” y algunos otros jóvenes oficiales que estaban llegando  graduados de la famosa “Escuela Politécnica de Guatemala" la mas antigua de Centroamérica.